Inicio
Libro Seguridad ¡Ahora!

  Libro Completo

Libro en Capitulos
Buscador
¿Que es el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal AC?

¿EN CUÁLES SECUESTROS Y BOMBAZOS EN MÉXICO PARTICIPARON LOS MEXICANOS QUE RECIBIERON ENTRENAMIENTO?

 

  

  Denuncia Mejor Sociedad Mejor Gobierno y Consejo Ciudadano a la FARC (391 KB)

11 de abril de 2008

¿EN CUÁLES SECUESTROS Y BOMBAZOS EN MÉXICO PARTICIPARON LOS MEXICANOS QUE RECIBIERON ENTRENAMIENTO TERRORISTA EN ECUADOR?


¿PARA COMETER QUE CRÍMENES FUERON ENTRENADOS?, ¿QUÉ TRAMAN AHORA?

Denuncia Presentada el 7 de Abril de 2008 en la PGR 

El 7 de Abril de 2008 Mejor Sociedad Mejor Gobierno AC y el 24 de marzo de 2008 el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal AC, presentamos ante la Procuraduría General de la República una denuncia penal por los delitos de terrorismo internacional, terrorismo, apología al delito y los que resulten, en contra de los mexicanos que fueron a Ecuador a recibir entrenamiento terrorista en campamentos de las FARC y sobrevivieron al ataque de la fuerza pública colombiana el 1 de marzo del año en curso.

Pese a las cortinas de humo lanzadas para distraer la atención de lo esencial, hay suficientes elementos para presumir que:
a)  Los mexicanos que viajaron a Ecuador no lo hicieron con fines de turismo, investigación académica o para participar en un congreso político, sino para recibir entrenamiento terrorista por parte de las FARC e instrucciones por parte de sus jefes, a fin de cometer atentados dentro y fuera de México.

 

Denuncia presentada el 24 de Marzo de 2008 en la PGR

 

 

b)  De los 16 que viajaron para supuestamente participar en el Segundo Congreso Bolivariano, todos o la mayoría de ellos estuvieron la mayor parte del tiempo, entre los últimos días de enero de 2008 y el 1 de marzo del mismo año, en campamentos de las FARC en Ecuador. Es decir no solamente estaban en los campamentos Lucía Morett y los cuatro fallecidos.

c)  Para que estuvieran tan cerca de “Raúl Reyes”, el número 2 de las FARC, - uno de los terroristas más buscados del mundo - los mexicanos debieron haber demostrado a la organización subversiva que eran absolutamente leales y dignos de confianza.

d)  Ganar la confianza de los jefes terroristas solamente es posible si se pasan pruebas, en las que se cometen crímenes a favor de la organización terrorista. 

Las presunciones se basan en más de 40 evidencias que acompañan y fundamentan nuestra denuncia penal que hoy ratificamos, entre las que cabe destacar aquí:

1.  Según declaraciones de Lucía Morett a las autoridades de Ecuador y que recoge un periódico ecuatoriano (El Universo), ella salvó su vida porque, pese a su estrecha relación con “Raúl Reyes”, horas antes del ataque había sido castigada por una falta disciplinaria y enviada a las orillas del campamento, a los corrales de los animales.

En esta información, DESCONOCIDA EN MÉXICO, demuestra dos cosas: que es falso que Lucía Morett hubiera llegado apenas unas horas antes del ataque (tenía muchos días en el campamento) y que no pertenece a las FARC, pues el grupo terrorista solamente impone correctivos a sus integrantes.

2.  En una de las computadoras de “Raúl Reyes”, aseguradas por la fuerza pública colombiana, hay una carta en la que un jefe del grupo terrorista mexicano Milicias Insurgentes Ricardo Flores Magón (MI-RFM) le solicita al número dos de las FARC entrenamiento terrorista para integrantes de su organización. “Casualmente” la redacción de los comunicados del grupo terrorista mexicano es idéntica a la de los comunicados del Núcleo Mexicano de Apoyo a las FARC, a la cual pertenecían los 16 mexicanos que fueron a Ecuador.

3.  Los integrantes del Núcleo Mexicano de Apoyo a las FARC en 2007 manifestaron públicamente su decisión de “luchar al lado de combatientes honestos, abnegados, internacionalistas y revolucionarios, como las mujeres y hombres de las FARC” y amenazaron con lo siguiente:
“Desde abajo, contra la institucionalidad burguesa, vamos a desarrollar una solidaridad concreta con la revolución colombiana.”

4.  La inteligencia de Colombia dio a conocer que Lucía Morett quedó como responsable de las FARC en México tras la expulsión en 2002 de ciudadanos colombianos que representaban al grupo terrorista.

5.  En su viaje de entrenamiento terrorista, los 16 gastaron cuando menos 50 mil dólares, cantidad de dinero fuera del alcance de simples estudiantes y cuyo origen no ha sido aclarado hasta hoy.

Tras la presentación de la denuncia penal han aparecido nuevas evidencias que refuerzan nuestras presunciones:
-  El 27 de marzo de 2007 el periodista Leonarzo Curzio transmitió en su programa noticioso Enfoque, del Núcleo Radio Mil, una grabación en la que el padre de Lucía Morett señala la necesidad de formatear en repetidas ocasiones el disco duro de la computadora de su hija. Si no es para borrar las evidencias de sus comunicaciones con los jefes de las FARC y con integrantes de las Milicias Insurgentes Ricardo Flores Magón ¿qué sentido tienen destruir los anodinos archivos de una pobre estudiante que de casualidad hacía turismo en un campamento terrorista?

-  El 27 de marzo de 2008 la cadena de televisión TC de Ecuador, filial de RCN de Colombia y luego la propia RCN, difundieron un video donde se aprecia a Lucía Morett vestida con ropa militar y recibiendo instrucción terrorista en el mismo campamento de las FARC que fue atacado el 1 de marzo de 2008. Sin embargo la grabación corresponda a diciembre de 2007. Es decir, Morett y otros mexicanos habían ido en repetidas ocasiones a los campamentos de las FARC.

El video se puede ver en el siguiente sitio:
http://www.videos.es/reproductor/colombiavisitaguiadatvuribecampamentofarcraelreyes-(NDCBlXEgJ4Y

-  El 4 de abril de 2008 la Interpol le solicitó formalmente al gobierno de Colombia la captura, para fines de extradición, de Rodrigo Granda, uno de los dirigentes principales de las FARC, por su participación en el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, hechos ocurridos en 2004, en Paraguay.

El plagio fue cometido por integrantes del Partido Patria Libre de Paraguay, pero siguiendo el entrenamiento e instrucciones de los jefes de las FARC.

Es decir las FARC realizan lo que procurador Eduardo Medina Mora asegura que no hace: reclutar extranjeros, entrenarlos y dirigirlos en operaciones terroristas en sus países de origen.

El 26 de septiembre de 2007 The New Yor Times publicó el reportaje “Con bombas, rebeldes mexicanos escalan su lucha”, firmado por James C. Mckinley Jr. y Antonio Betancourt, en el cual se cita a un funcionario de la Presidencia de la República de México, quien reconoce que desde 1999 grupos terroristas han cometido en México alrededor de 100 secuestros, por los cuales han obtenido unos 70 millones de dólares y cuyos autores se encuentran absolutamente impunes (no hay ni solo detenido).

En virtud de lo anterior, en la denuncia que presentamos a la PGR, proponemos decenas de líneas de investigación y puntos que deben indagarse, que se resumen en las siguientes preguntas:

  • ¿En cuáles secuestros y bombazos en México participaron los mexicanos que recibieron entrenamiento terrorista en Ecuador?
  • ¿Para cometer que crímenes fueron entrenados?
  • ¿Qué traman ahora?, 
  • ¿Qué han hecho desde su regreso de Ecuador?

A esas interrogantes habría que añadir entre otras las siguientes: ¿ya aseguró la PGR la computadora de Lucía Morett? y ¿qué encontró en ella?

Frente a los sucesos del 1 de marzo de 2008 y la revelación o comprobación de que hay terroristas mexicanos ligados a las FARC, la postura adoptada por diversos actores ha ido de lo lamentable a lo ignominioso y lo abyecto.

En primer lugar la cancillería y los diputados y senadores de México, sin esperar a que concluyera la investigación oficial del gobierno y sin considerar las evidencias que trascendieron a los medios de comunicación sobre el compromiso de los mexicanos caídos con las FARC, salieron a excusarlos y a presentarlos como víctimas (sino es que como héroes), a condenar a Colombia por ejercitar su derecho a la autodefensa legítima y a reclamarle con la mayor desvergüenza indemnizaciones para los familiares de los cuatro muertos y para la presunta dirigente de las FARC, Lucía Morett.

Salir en defensa de lo fallecidos y heridos en un campamento terrorista cuando recibían entrenamiento terrorista, implica una de dos posturas morales, a cual más abyecta: o se simpatiza con el terrorismo y por tanto es infinitamente hipócrita la condena de la violación al “derecho a la vida” de los terroristas que no se cansan de asesinar o se procede según la solidaridad más primitiva, que excusa de antemano a los crímenes de los miembros de la tribu y exige a sus víctimas indemnización cuando osan defenderse de la agresión de los nuestros.

Las FARC, no hay que olvidarlo, son responsables de crímenes de lesa humanidad: de 8 mil secuestros en los últimos 10 años; del asesinato de cientos de víctimas de plagio; del asesinato de decenas de miles de personas a lo largo de más de cuatro décadas; del uso de minas anti-personales que han mutilado o matado a miles de personas; de ataques sistemáticos contra la población civil; de la practica sistemática de la esclavitud (incluida sexual) de niñas y niños; de tortura y mutilación; de tráfico de drogas a la mayor escala.

Al negarse a indemnizar a los familiares de los socios mexicanos de los terroristas de las FARC, Colombia procede con ejemplar justicia y dignidad.

En segundo lugar, cuan deplorable pero al mismo tiempo reveladora es la conducta de las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de México, al salir en defensa de los socios mexicanos de las FARC y dedicarles un minuto de silencio en la más reciente sesión del Consejo Universitario, al tiempo que permiten que diversas instalaciones universitarias sigan sirviendo para los fines nada académicos de la apología al terrorismo y el reclutamiento terrorista.

Hace casi tres décadas fue secuestrado en el campus de la UNAM y luego asesinado Hugo Margain Charles, entonces Director del Instituto de Investigaciones Filosóficas ¿Mereció él de las autoridades universitarias un homenaje como el recientemente brindado a los 4 mexicanos socios de las FARC? ¡Para nada! ¿Por qué? Porque Hugo Margain no pertenecía a la Liga Comunista 23 de Septiembre, sino que fue su víctima.

El 22 de julio de 2004 fue secuestrada y posteriormente asesinada la doctora Carmen Gutiérrez de Velasco, egresada de la UNAM y quien debería ser un orgullo de la casa de estudios por su trayectoria profesional ¿Mereció un homenaje como los cuatro socios de las FARC caídos en Ecuador? ¡Claro que no!

Decenas de universitarios mueren violentamente en México (hay casi un millón entre egresados y estudiantes de la UNAM y 10 mil personas al año son asesinadas en el país) ¿Reciben los universitarios asesinados homenajes del Consejo Universitario como los cuatro caídos en Ecuador? ¡Claro que no!

Los contribuyentes que realmente sostenemos las finanzas públicas de este país, debemos preguntarnos si queremos que nuestro dinero siga sirviendo para pagar a maestros que adoctrinan en el credo terrorista a los estudiantes o para sostener instalaciones utilizadas para reclutar y organizar terroristas.

En tercer lugar todos estos hechos han puesto de manifiesto la desastrosa política del gobierno mexicano ante la mayor amenaza a la seguridad nacional, que es el terrorismo:

  • En lugar de salir a apoyar a Colombia quien se defiende del terrorismo y la agresión externa, se mantiene una postura según las necesidades e intereses de Castro y Chávez (mientras que éste roba a nuestros compatriotas que invierten en Venezuela).
  • Se negocia en lo oscurito con el EPR, para que ya no cometa más atentados contra PEMEX. Amnistiar terroristas, figura entre los ofrecimientos.
  • Desde 1999 ningún terrorista ha sido detenido, porque o no se quiere hacerlo o no se dispone de la inteligencia indispensable  para localizar y capturar a los integrantes de los grupos armados clandestinos.
  • No hay ningún esfuerzo serio para superar el grave déficit de inteligencia del gobierno sobre el terrorismo.

El mensaje que todo esto envía a los terroristas y demás partidarios de la violencia y la subversión, es que el Estado mexicano está dispuesto a tolerarles todo, que está de rodillas ante ellos.

Y ante esta invitación a desatar impunemente el infierno ¿qué admirador mexicano del Che o de Osama podría resistirse?

 
Siguiente >
 
 

© 2008 Seguridad Justicia y Paz